Arantxa Urretabizkaia

Arantxa Urretabizkaia Bejarano (1947) es licenciada en Historia y trabaja como periodista en diferentes medios, prensa escrita, radio y televisión.

Su recorrido literario se ha desarrollado desde hace más de 50 años fundamentalmente en euskera. Ha publicado poesía y ensayo, pero la mayor parte de su trabajo literario se centra en la narrativa.

Algunos de sus libros han sido traducidos a varios idiomas: castellano, inglés, alemán, italiano, ruso… Están traducidos al castellano los siguientes títulos: ¿Por qué, Panpox? (Ediciones del Mall, 1986), Saturno (Alfaguara, 1989), El cuaderno rojo (TTartalo, 2002), Las 3 Marías (Erein, 2011), Lecciones del camino (Pamiela, 2018). El original en euskera de La última casa (consonni, 2024), titulado Azken etxea fue publicado por Pamiela en 2022 y en el mismo año ganó el premio Euskadi de Literatura en euskera.

Es miembro de la Academia de la Lengua Vasca, Euskaltzaindia.

ISBN
9788419490278
Año de publicación
2024
Páginas
146
Idioma de la publicación
Castellano
Cover image

ARCHIVE

Efecto Doppler RNE

Elisa McCausland

Elisa McCausland nos recuerda a Roberta Marrero y su vertiente musical; y también se acerca a los libros 'La última frase' (de Camila Cañeque), y 'La última casa' (de Arantxa Urretabizkaia).

 

View all

La última casa

Cover image
€18.50
Libro de gran acogida por parte de crítica y público en su idioma original, en euskera, ha recibido el premio Euskadi de Literatura en euskera 2023. En esta singular y atrayente novela, Urretabizkaia habla de la vejez y huye de los clichés.

La protagonista es una mujer en busca de su última casa, un refugio para el tramo final del camino. Una finca en Hendaya llama su atención y en ella centrará todo su empeño.

La suya no ha sido una vida común y tampoco lo serán los esfuerzos que habrá de realizar para hacerse con esa vivienda. Una andadura en la que, rodeada de vecinos que se espían mutuamente, fantasmas, amistades y decisiones del pasado se entremezclan con vivencias actuales.

Sin ser un thriller o una novela negra, en La última casa hay gestos que parecen salidos de una película de misterio —un cadáver, disfraces, pelucas, falsificadores, vecinos vigilantes— que ayudan a crear una atmósfera y un ambiente especiales y que añaden otros colores al relato.

Relacionados